• Cotizador

    Tu cotización está vacía
    Ver catalogo

  • Buscador
    MAYORISTAS 50% DESCUENTO SOBRE PRECIOS PUBLICADOS

    Bolsas para dama

    En el correr del tiempo las bolsas para dama y los accesorios de piel han estado como mudo testigo de las aspiraciones y realizaciones de la mujer. La bolsa para dama cumple con dos funciones principales, por un lado la de ser un fiel objeto funcional y en la otra, son la materia de la fantasía, sus interiores son capaces de guardar, desde accesorios de piel hasta sueños y fantasías.

    Sobre décadas, las bolsas para dama y los accesorios de piel han sido el tema del deseo intenso de las mujeres y los consumidores, sus diseños más acertados han alcanzado estado de culto y se han identificado con las figuras femeninas principales tales como la Princesa Diana, Jacqueline Onassis y la Reina Elizabeth II entre otras que gustan de los accesorios y bolsas de piel para dama.

    Del Bolso al monedero en el 1800

    Los primeros accesorios y bolsas para dama se desarrollaron en respuesta a los cambios en la moda de los vestidos, los estilos neoclásicos de alrededor de 1800. Estas bolsas para mujer se convirtieron en parte del conjunto de la falda, para entonces el vogue de las bolsas para dama y sus accesorios de piel se había establecido para quedarse. Desde entonces se convirtieron en un accesorio esencial para las mujeres, así como también las bolsas para muchas damas de todos los estratos.

    Al principio fueron utilizadas para transportar cosas efímeras relacionadas con las vidas sociales de las mujeres y damas de esa época, por ejemplo artículos como diarios, abanicos, pañuelos de bolso, cartas y accesorios de piel. Tales Bolsas conocidas como “indispensables” para las damas en Gran Bretaña y “ridicules” para las mujeres de Francia, eran naturalmente el tema del humor apacible, un producto que se había hecho con transición de privado a público.

    El progreso al siglo XIX, el término “ridiculez” se convirtió en “retícule”, un término que fue utilizado en francés e inglés hasta 1912. Los recicles o “tramados” iniciadores de tela fueron integrados suavemente con hilo de seda. Las bolsas para dama de tela proporcionaron la oportunidad para la decoración en la forma de bordado y de cordón, hoy coleccionistas de los accesorios como los bolsos para dama han sido premiados con modelos muy antiguos. Tales bolsas usadas por las mujeres reflejaron las maneras de como cambiaban los textiles, bordados impresos y tejidos.

    Después de poco tiempo, las bolsas para dama no eran hechas de tela, sino de armados de metal, rafia, cuero, marfil o cualquier cosa que se podría formar para contener accesorios para dama y pequeñas cosas personales como artículos de piel. Muchas bolsas y monederos para dama de 1800 sobreviven a la fecha, algunos hechos maravillosamente por artesanos profesionales.

    Entre las bolsas para dama mas valiosos están los de exquisitely modelados o bordados aún en buenas condiciones. Bolsos bordados para dama más antiguos se han decolorado con el tiempo, y mientras que los decorados con granos de cristal no pierden afortunadamente su color como lo hace el bordado, las cuerdas que las sostienen son muy frágiles, granos de metal fueron utilizados a menudo para adornar las últimas bolsas para dama Victorianos.

    Existen aún monederos para mujer articulados con bisagras hechos de concha de marfil adornados con bellos interiores.

    Las bolsas para dama de piel de moda como accesorio, de una manera pronto se convirtieron en accesorio para la mujer de un modo decorativo, reflejando el estilo de 1800. Por otra parte, las faldas de crinolina llegaron a estar de moda en 1860, acompañado por las bolsas para dama de Chatelaine y los monederos usados en la cintura de las mujeres para llevar llaves, tijeras y el dinero. Estos estilos eran parte de un renacimiento nostálgico de la idea medieval el ama de casa, Chatelaines tenía un propósito funcional: las manos libres, las faldas largas y llevar un bolso de compras con los accesorios miniatura y artículos de piel para dama.

    El término de “BOLSA” o “BOLSO” para dama fue utilizado de mediados de 1800 hacia la fecha, pero las bolsas de cuero o piel, generalmente unidos a un marco de metal o de madera habían sido desarrolladas por artesanos del cuero llamados “Talabarteros”. Su fabricación y el labrar la piel fueron influenciados grandemente por el progreso en la forma de teñir la piel y su proceso de curtido, particularmente en Alemania.

    En los inicios de 1900, las bolsas para dama y artículos de piel, así como accesorios de piel, estaban disponibles en una multiplicidad de colores brillantes.

    Los términos “Pocketbook” o “Monederos” de piel también llegaron a se extensos en Estados unidos. Un monedero de piel para dama, es un contenedor para el cambio pequeño y se consideró como la bolsa para dama moderna de piel por los inicios de 1900.

    Los bolsos para dama eran establecidos como accesorio de moda considerando la calidad al tacto de cualquier producto. La piel exótica de lagarto o cocodrilo eran la forma de llegar a un mercado “chic”, mientras que las bolsas para dama de tela, o incluso de plata, fueron hechas para el desgaste. Las bolsas para mujer continuaron reflejando los cambios en la manera y el gusto, llegando a ser más exóticos durante la influencia oriental.

    En 1920, fueron populares las bolsas para dama moldeados en estilo de accesorios en estilo jazz. Las mujeres modernas con el pelo recogida se atrevieron a fumar y a maquillarse en público, por lo que el uso de cigarrillos y cosméticos de las mujeres condujo a un rango de accesorios para dama atractivos, especialmente diseñados e implementados en las bolsas para dama. Con el surgimiento del uso del sombrero como artículo de moda, se requirió una bolsa para las damas que indicara feminidad, de ahí nacía la nueva y no tan esbelta dimensión de las bolsas, incluso las de piel.

    Las bolsas seguían siendo un reflejo para las damas del lujo costoso hasta el auge de los años 50, sin embargo una opción de bolsas llenas de departamentos para que se guardaran todos los aditamentos para la dama de todas las edades fue puesta en producción en serie. La filosofía de los años 50 era que cada mujer debería invertir en un buen sombrero y una buena bolsa para la dama de hoy y que correspondiera con los zapatos de uso ordinario.

    Con el avanzar del tiempo, el culto adolescente fue dirigido, comenzaban los principios de una cultura de la juventud con los cantantes populares, la sociedad nunca había considerado el “baby-boomers” donde se comenzaba a reescribir reglas para todo. En un plazo de 5 años, la revolución social se manifestaba en la forma y el diseño, incorporando a lo moderno y preocupados por el espacio-edad, los progresos radicales de los plásticos y de la industria de los sintéticos. Los cueros sintéticos desarrollados por la industria del automóvil para los interiores, pronto eran utilizados para fabricar las bolsas para dama y los accesorios de moda para la mujer, experimentando entonces, estas bolsas para dama su propia revolución. Los bolsos vanguardistas fueron hechos en materiales modernos para la dama del ahora. La vitalidad de la juventud, la liberación femenina y el uso de la minifalda exigieron un nuevo estilo de bolsas para las damas, y los diseñadores jóvenes estaban pronto comenzando sus propias compañías de fabricación de bolsas. Después de poco tiempo, se usaron las bolsas pequeñas con asas de cadena larga y al hombro, una bolsa clásica para la dama moderna de hoy.

    Siguiendo en la línea del tiempo, los jóvenes cambian su mirada en el continente indio con el “rastro hippie” adoptando algo de esa cultura, trayendo una mirada étnica en las ropas y los bolsos, que aparte de ser para dama, también se comenzaron a usar por los hombres.

    Las bolsas para dama en piel manejan status y la significación del culto de una manera que no lo hicieron los simples accesorios. Este culto estaba a pesar del fallecimiento de una “buena” bolsa para dama como inversión y la llegada de una gran cantidad de nuevos diseños y materiales para este ahora importante accesorio para la mujer. Incluso así pues, algunos estilos seguían siendo obras clásicas absolutas para la figura femenina, como si su existencia fuera arraigada tan firmemente en el inconciente de las mujeres admiradoras de las bolsas para llevar sus mas preciados tesoros. Mientras mas avanzaba y avanza el tiempo, las mujeres se abrieron a la demanda y las bolsas para dama cambiaron y cambiarán constantemente.

    Con el aumento de los nuevos materiales para la construcción de las bolsas para dama se ha conducido a una mayor flexibilidad de opciones, aunque no de la misma calidad. En una era en que las cosas que las bolsas para dama pueden y deben contener los accesorios necesarios para la mujer actual, como celulares y computadoras portátiles, las bolsas para dama VIANALA son parte de la identidad de la moda de la mujer con la ventaja diferenciadora de ser una bolsa de piel.

    El contenido interno de la bolsa de cada mujer sigue siendo uno de los secretos mejor guardados de las damas modernas. Conseguir lo mejor de la vida no puede siempre depender de un buen bolso, pero una bolsa para dama de piel VIANALA ayuda ciertamente a encontrarlo siendo nuestra firma mexicana la que ha venido a coronar este oficio en el país con el plus de ser una bolsa para dama de piel duradera y de moda.

    Fuente:

    Guía Práctica para el diseño de bolsas y carteras

    1ra. Edición

    CIATEC 2002

    Autor: Eduardo Gaona Zamora

    Texto meramente informativo y sin fines de lucro

    León, Gto.

    Ver Mapa

    +52 (477) 713 33 05

    Camécuaro #318-B
    Colonia La Brisa
    C.P. 37240

    Lunes a Viernes
    9:00 a.m. - 2:00 p.m.
    3:00 p.m. - 7:00 p.m.

    Sábados
    Previa Cita

    Monterrey, NL

    Ver Mapa

    +52 (81) 18 06 73 05

    Miguel Hidalgo #498 OTE
    Colonia Centro (Entre VIPS y Plaza Hidalgo)
    C.P. 64000

    Lunes a Viernes
    10:00 a.m. - 2:00 p.m.
    3:00 p.m. - 7:00 p.m.

    Sábados
    10:00 a.m. - 3:00 p.m.